Bienvenidos
¡Bienvenido a Arcadia! esperamos que disfrutes de tu estancia aquí. Hasta ahora has publicado en el foro 25 mensajes.
-------
Si aún no has pasado por las reglas ó las guías, te sugerimos que lo hagas para mejor comodidad, tanto tuya y de los administradores.
¡Que disfrutes del roleo!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

STAFF
Importate!
-Se buscan miembros para el Consejo Estudiantil -Recuerda firmar los censos
Afiliados VIP
Estación del año
Últimos temas
» Reglas generales
Mar Sep 18, 2012 4:55 pm por Tsunayoshi Sawada

» Diario de una bruja
Mar Nov 22, 2011 10:01 am por Emily Aquamoon

» Personajes Ocupados
Mar Nov 22, 2011 7:54 am por Emily Aquamoon

» Registro Estudiantil
Mar Nov 22, 2011 7:50 am por Emily Aquamoon

» Registro de Empleos
Mar Nov 22, 2011 7:45 am por Emily Aquamoon

» Ficha de Emily
Mar Nov 22, 2011 7:40 am por Emily Aquamoon

» Para Afiliar...?
Mar Oct 04, 2011 9:00 pm por SSGaiden

» Hope Estheim
Sáb Sep 24, 2011 7:26 pm por Hope Estheim

» Bryan Wolfman
Mar Sep 20, 2011 8:58 pm por Bryan Wolfman

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Mar Mayo 31, 2011 8:56 pm.

El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Ir abajo

El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Michaela Baxter el Vie Jul 29, 2011 2:18 am

Justo después de su sonrisa la había tomado del rostro, presionando sus labios con los propios antes de desaparecer de aquel restaurante. Una idea, un pensamiento que llenaba su mente para seguir con el cuerpo. Y aparecer en otro lugar. Parpadeo un momento, mirando a su alrededor para asegurarse de que no había nadie. No, Claire no estaba. Vaya suerte… -¿estás bien? No suelo hacer viajes con polizontes- susurro con una risa alegre. A decir verdad, ignoraba cuales eran los efectos en las otras personas; tal vez ninguno.
Y de la misma forma que antes, la abrazo por la cintura, recargando la mejilla en su hombro. –Alessa…- musito de forma vaga mientras su mano diestra subía lentamente por su torso hasta llegar a su rostro; con cuidado, la obligo a girar su rostro lo suficiente para poder verla a los ojos. Tan llamativos… -Me debes algo- siseo, acercándose a sus labios para tirar del inferior con parsimonia pero con la fuerza suficiente para hacer brotar la sangre. Tan adictiva…
Su mano volvió a bajar para colarse por entre el borde de su ropa, acariciando la piel que poco a poco iban descubriendo las puntas de sus dedos. Para ese momento, el beso que había iniciado dulce se había transformado en uno apasionado, deslizando la lengua por entre estos. Si, su cuerpo era igual de cálido que el del resto de los humanos; su aroma olía mucho mejor en la zona de su cuello y su sangre era más deliciosa que nunca. Bien, ya había descubierto algunas de las cosas que quería saber.
Lentamente la hizo retroceder hasta una de las paredes de la habitación, bajando al mismo tiempo sus labios por su mentón hasta llegar a su cuello. Si, ahí olía mucho mejor. Con una sonrisa burlona, lamio su piel en la zona donde después mordió. Sus manos se habían cerrado en torno a su cintura, reteniéndola contra sí y la pared en lo que sus dientes buscaban la arteria. La sangre broto y la inundo de gozo. Saboreo, paladeo y succiono, arañando suavemente el cutis de su cintura.
avatar
Michaela Baxter
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 46
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Alessa Scarlet el Vie Jul 29, 2011 9:53 pm

Miró a la pelirroja tomar la rosa y comprendió lo que haría así que rápidamente se estiró para tomar la carpeta con la información de los estudiantes. En cuanto cerró sus dedos y la sostuvo firmemente, aquella habitación se desvaneció y de pronto todo era oscuridad. A pesar de tener los ojos abiertos y estar acostumbrada a estar en una habitación oscura o la calle, en esa densa oscuridad no podía percibir ni siquiera a la joven pelirroja que le besaba aunque si podía sentirla.

Aquella densa oscuridad se hizo menos intensa y pudo sentir como se encontraba ahora en otro lugar, casi tan oscuro pero ahora si podía observar a la joven frente a ella. De pronto, un gran mareo estuvo a punto de hacerle tener una arcada. Se sentía bastante mal, todo se movía e incluso la habitación estaba algo borrosa. Escuchó su voz y entonces comenzó a reponerse, pudiendo entonces verle claramente así como a las cosas que les rodeaban. Un dormitorio, seguramente el de ella -La próxima vez que hagas eso… avísame…- Susurró. Seguramente estaría pálida a causa del malestar.

Sintió aquellos delicados brazos rodear su cintura y la mejilla de la joven contra su hombro. Sonrió dulcemente ante aquello y movió el rostro cuando ésta le obligó -Ya lo sé…- Susurró y cerró el ojo derecho al sentir la punzada en su labio cuando la pelirroja lo mordió y le hizo sangrar de nuevo. Era agradable… pero sabía que le podía causar más dolor aún.

Correspondió su beso, recibiendo con gusto las caricias que dejaba en su espalda conforme se aventuraba una de sus manos por su cuerpo. Retrocedieron juntas hasta que su espalda chocó con la pared y entonces la joven rompió el beso. Se estremeció al sentirle separarse y la tomó por los hombros con fuerza, creyendo que se alejaría pero se equivocaba, solamente buscaba una mejor fuente para alimentarse, su cuello.

La mordida le hizo gemir suavemente y sus mejillas se ruborizaron ligeramente. Aquel dolor que provocaba la mordida de un vampiro le resultaba casi como un afrodisiaco. Se dejo hacer, abrazando por el cuello a la chica y comenzando a jugar con su cabello mientras esperaba a que estuviese satisfecha.

Empezaba a desesperarse un poco pero no apresuraría las cosas, dejaría que todo fluyera al ritmo que Baxter mandara.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Michaela Baxter el Dom Jul 31, 2011 10:52 pm

Aquel quedo gemido le gusto de una manera particular e intima. El tener a Alessa para si en ese momento y de esa manera era una forma de saber de ella, de conocerla; de saciar su curiosidad tanto como el del deseo de tomar su sangre y su cuerpo. Porque incluso Micahela era posesiva con las que le llamaban la atención. Y por consecuente, también con las personas. Y sin duda, Alessa se llevaba el premio mayor.
Lamio con gozo la herida, separándose de esa delicada zona para mirarla a los ojos. Podía ver incluso las pequeñas variaciones del color. –Es interesante- musito contra su mentón sin perder el contacto visual. Sus manos habían vuelto a subir, ahora por debajo de la blusa, acariciando la piel que encontraban a su paso y, de la misma forma, levantando ligeramente la ropa. –Reaccionas igual que el resto de la sociedad- repuso casi sorprendida, para tomar el borde de la blusa con ambas manos. Con un movimiento seco y un desgarre sordo, se rompió. Arqueo las cejas ligeramente, encogiéndose de hombros. –Perdón- canturreo casi con alegría.
Bajo la mirada y los ocelos verdes brillaron con un deje de lujuria al ver su piel descubierta. Con una sonrisa encantadora, su mano diestra bajo por esa zona, rozándola con la punta de los dedos y rasguñándola en ciertos lugares mientras la zurda bajaba por su cintura, hasta llegar a sus muslos donde acaricio la parte interna de estas. Sus labios besaron el pabellón de sus orejas, susurrándole junto a su oído, rozándolo con los belfos. –Nunca creí que fueras tan… dócil- rio entre dientes, divertida por aquello.
Se mordió el labio inferior, dejando que los restos de la sangre de la humana se mezclaran con su propia sangre antes de besarla con afán. El olor, el sabor y el hecho de que era ella habían desatado una parte de sí misma que reprimía para evitar situaciones como esa o el simple hecho no alimentarse de cualquier persona. Esa chica la estaba haciendo romper sus propios principios; aunque la verdad no era algo que le interesara en ese momento.
Su mano derecha había subido con lentitud por su abdomen hasta llegar a sus senos donde los masajeo con deliberada lentitud haciendo a un lado el sostén; por el contrario, su mano zurda había ido acercándose con ligeros toques hasta la calidez de su entrepierna sin llegar a tocarla. Porque incluso en esa situación, aun quedaba un atisbo de cordura. Y el pensamiento de no querer apresurarse, quería disfrutarla.
avatar
Michaela Baxter
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 46
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Alessa Scarlet el Lun Ago 01, 2011 11:46 am

Se estremeció, cerrando los ojos -Claro que sí, idiota… soy humana…- Susurró, entregándose a la chica que parecía divertida explorando su cuerpo para conseguir cualquier tipo de reacción. Cuando rompió su blusa, frunció el ceño y le empujo un poco pero su fuerza no fue suficiente para alejar a la pelirroja, no era tan fuerte y el que bebiera su sangre, le había afectado también -Idiota… esa blusa me gustaba…- Susurró, mirándola fijamente mientras la otra parecía más entretenida devorándola con la mirada. Suspiró suavemente al sentir la mano arañándola, sonriéndole nuevamente y ladeando la cabeza hacia el lado opuesto al que ella se había acercado, dejándole más libertad para jugar con su oreja -Puedo ser lo que tú quieras… solo estoy dejando que satisfagas tu deseo… ¿acaso no querías tenerme? Creí que te gustaría domarme…- Susurró suavemente, levantando ambas manos y abrazando por el cuello a la pelirroja, jugando con su cabello en la nuca.

El agarre no era fuerte, así que a su compañera no se le dificulto moverse a pesar de sus brazos y volver de su oreja a sus labios, besándolos una vez más, dándole a probar a Alessa su propia sangre. Dejo escapar un suspiro ahogado al sentir la mano sobre su seno, comenzando a respirar más agitada que antes mientras sus manos bajaban rápidamente en busca del borde de su blusa. Lamentablemente, su fuerza no era suficiente para romper la de ella, tuvo que meter las manos debajo y atorar su pulgar para que al subir por su cuerpo, la prenda también se levantara. En aquella posición, no podía quitársela y ya que su fuerza no era suficiente, recurrió a otro método. En el pecho de la pelirroja se hizo un corte y la sangre que salía se abultó y formo un pequeño filo que descendió lentamente, cortando la tela de la blusa. Así, aunque no se la quitara, podía apreciar su cuerpo pues la prenda estaba a la mitad.

Sonrió, mirando con lujuria el cuerpo de la “menor” mientras sus manos iban rápidamente hacia aquel pequeño short que llevaba. Lo desabrochó rápidamente y lo tiró al suelo. En ese momento, se arrepentía de ser una chica dócil. Su diestra comenzó a acariciar el muslo izquierdo de Baxter mientras con la otra arañaba con fuerza su espalda, llegando a abrir un poco la piel que le cubría -Vamos Baxter, enséñame como juegas con las chicas malas…- Le susurró al oído con un tono seductor y desafiante en la voz, disfrutando las caricias de la chica.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Michaela Baxter el Miér Ago 03, 2011 11:36 pm

Se carcajeo por sus quejas, importándole más bien nada. Lo último que le preocupaba era si esa era o no su blusa favorita. Esa era su última inquietud. Suspiro suavemente ante su murmullo, estremeciéndose al sentir su aliento golpear contra esa zona. –Tal vez- musito con una sonrisa ligera, reprimiendo un jadeo ahogado cuando la sangre rasgo su piel y por consecuente la ropa. Si, la ropa era su última prioridad.
Sus palabras provocaron una sonrisa de sorna justo antes de atraerla hacia ella por la nuca con brusquedad y aun tiempo, cuidado, para devorar sus labios casi con rabia. Su lengua se abrió paso por entre sus belfos, saboreando el sabor de aquella cavidad con gula. Las caricias que se alternaban con arañazos eran una satisfacción maravillosa, que se extendían por su cuerpo y rompían en olas de placer. ¿Quién pensaría que a fin de cuentas, el dolor era algo agradable? Ni ella podía haberlo pensado.
Su mano izquierda había subido, desabrochado el botón del pantalón y bajar la cremallera para tirar suavemente de ellos hacia abajo lo más que esa posición permitía. Ahora que ambas se encontraban en esa situación…
Sus dedos trazaron lentamente un camino que recorría su vientre hasta llegar al borde de su ropa interior. –Seguro que si- susurro contra sus belfos al mismo tiempo en que su mano se aventuraba por debajo de la tela. Lamio con deleite los labios rojos antes de dejar un camino de besos por sus hombros y bajar hasta su pecho. Le sonrió con lasciva, haciendo a un lado el sostén y sus labios se encontraran con el centro de su seno izquierdo. Tironeo suavemente del pezón a un tiempo en que su dedo corazón rozaba el pequeño botón que yacía en su entrepierna, presionando con fuerza suficiente para que ella lo sintiera.
Con una sonrisa divertida, froto aquella delicada zona, chupando y mordiendo al menos hasta que perforo el cutis. No era una herida muy grande, a diferencia de la del cuello, pero podía obtener su sangre y eso era lo que buscaba. Debajo de los músculos y de la grasa había un corazón que latía frenético. Poseerla… Que idea tan tentadora, pero por sobre esta, el hecho de querer jugar con ella. Llevarla al límite; rio entre dientes.
avatar
Michaela Baxter
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 46
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Alessa Scarlet el Sáb Ago 06, 2011 10:55 pm

Le miró, sonriendo con lujuria. Arqueó su espalda al sentirse prácticamente desnuda, conservando solamente la ropa interior. Estaba excitada y lo sabía. Gimió cuando el dedo de la vampiresa comenzó a juguetear en su sexo, acariciando su clítoris, y le abrazó con fuerza, apegándose a ella. Sus senos igual estaban siendo atendidos de una forma que le resultó especialmente placentera: aquellas mordidas suaves le agradaron, se sentía bien y la idea de estar siendo “probada” en tantos sentidos al mismo tiempo le hacía enloquecer.

Manteniendo el abrazo y sin pudor alguno, hizo uso de su fuerza para rasgar la espalda de la pelirroja, logrando abrir un par de heridas que sangraban levemente, nada grave pero resultaría muy doloroso seguramente. Rió suavemente y bajo las manos hacia los muslos de su compañera, comenzando a arañarle suavemente, como había hecho por un momento en su espalda y al igual que en esa parte, luego de varios segundos arañó con fuerza, abriendo la piel otra vez. La tomó con fuerza por el mentón y le hizo levantar el rostro para besarla de forma apasionada. Se liberó de sus manos y la hizo retroceder hasta una de las dos camas.

Ni siquiera estaba segura que fuera la de ella pero le tiró de espaldas, dejándole recostada boca arriba y luego ella se subió, sentándose sobre su vientre -Es hora de que el juego de verdad empiece pequeña… como prometí, te enseñaré cómo juego con las chicas lindas como tú- Dijo pícaramente y antes de cumplir sus palabras, se deshizo de su ropa interior y de la de Baxter, quedando las dos completamente desnudas.

Se acomodó a su lado, masajeando sus senos con una mano, delineando su forma con los dedos y acariciándoles con algo de fuerza. Su otra mano prácticamente hacía lo mismo pero en la intimidad de la menor, jugando con sus puntos sensibles hasta que la estimulación que le había brindado fue suficiente y sintió la suficiente humedad en su sexo para deslizar un dedo dentro de su cavidad, mordiéndole con fuerza el cuello pero sin abrir su piel, aunque las ganas no le faltaban.

Una hora había pasado ya, quizá un poco más. La noción del tiempo había sido opacada por sus gemidos y su sudor, nada que no fuera Baxter podía ocupar ni el más mínimo espacio de su mente en ese momento. La pasión que se habían mostrado hacía tan solo un par de minutos parecía tan distante en ese momento, en el que las dos estaban recostadas y buscaban reponer sus energías. Varios puntos de su cuerpo sangraban, escurriendo suavemente sobre el cuerpo de la pelirroja que a pesar de estar boca abajo, estaba debajo del propio.

Besó su oreja suavemente, dándole una pequeña mordida de forma tierna. Sus acciones podían no ser las más honestas del mundo pero gustaba de recompensar con caricias dulces a toda buena pareja. En su mano, sostenía la ajena con los dedos entrelazados -Te amo…- Le susurró suavemente al oído aunque después se puso a reír -Claro… ni yo me puedo creer eso... pero puedo repetirlo si quieres, solamente no te emociones…- Le susurró sonriente, jugando con su cabello con la mano libre.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Michaela Baxter el Jue Ago 11, 2011 10:11 pm

Pese al tono dulce de sus palabras, estas sonaban totalmente falsas. Era algo que no iba de la mano con su boca. Simplemente no eran verdaderas. Y por eso mismo, se hecho a reír con ella entre dientes. –Solo no lo digas otra vez- replico en un susurro con la sonrisa aun dibujada en sus labios. Ya era bastante malo que se hubiera encaprichado con ella como para que empezara a dudar. No podía permitirse algo así, no con Alessa. Eso sería… fatal.
Oculto el rostro entre la almohada, apretando ligeramente los dedos que yacían entrelazados con los propios. Si no supiera que era su habitación lo habría dudado muy seriamente: el aroma de Claire quedaba relegado en un segundo plano. Alessa predominaba, la llenaba y la ahogaba. El olor de su piel y de su sangre… La sonrisa se hizo mucho más amplia, mirando por entre las pestañas su piel. Se veía más viva, de un tono cremoso en vez de la palidez de siempre. Podría pasar por una humana. La miro de reojo. Aun había algunas heridas que goteaban suavemente, dejando caer el líquido carmesí sobre su cuerpo. ¿Cuántas llagas tendría? ¿Serian graves? Al menos la del cuello sí. Quizás no muy profunda, pero si grande. Se preocupo. Pero al mismo tiempo, esas heridas eran la prueba de que le pertenecía. De una forma, distinta a lo convencional, pero era de ella. Su sangre, su esencia, le pertenecían; lo poco que sabía sobre la humana también, así como los pequeños detalles. Para siempre. -Y los sueños se hacen realidad- soltó la risa.
Se giro con cuidado, mirando los ojos violetas de la castaña. Luego, volvió a reír. Se apoyo en los codos, irguiéndose ligeramente para lamer la herida de su cuello, disculpándose en silencio por ella. Todo lo que había ocurrido en esa habitación, ahí se quedaría. No saldría de esas cuatro paredes y eso era suficiente. La prueba de que ella se había dejado llevar de una forma que normalmente evitaría a cualquier costo, ahí estaba; la prueba de que el deseo había superado por mucho a la lógica. -¿Así convences a todos para que trabajen para ti?- pregunto contra la piel de su mentón, ladeando la cabeza con diversión. Si la respuesta era una afirmación… vaya forma.
Se dejo caer, cerrando los ojos con pesadez. Había ido en contra de todos sus principios, había ignorado aquello con lo que había existido, en lo que creía. Curiosamente, no le molestaba. Todo lo contrario. El gusto de haberla conocido y saboreado había sido efímero pero suficiente. Suspiro, jugueteando con su cabello, mirando sin ver el rostro de la humana. Había sido liberador poder ser ella sin temer las repercusiones que tendrían sus actos, haberse dejado llevar por lo más básico. Respuestas sencillas a estímulos simples. Entonces… ¿Por qué? ¿Por qué esa incomodidad en el estomago? ¿Por qué era Alessa? ¿Por qué, una vez más, había caído en sus juegos? Exhalo una vez más. Fuerte en unos aspectos y en otros… demasiado débil. Le sonrió.
avatar
Michaela Baxter
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 46
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Alessa Scarlet el Dom Ago 14, 2011 7:15 pm

Sonrió dulcemente al escuchar sus palabras, mordiendo su mejilla suavemente -¿Por qué no? A todos les gusta que se lo digan… a muchos les gusta que se lo diga yo- Cuando ocultó el rostro en la almohada, hizo un pequeño mohín y bajo a su hombro, comenzando a morderle con suavidad, notando que la pelirroja apretaba sus dedos suavemente. Aquello se le hizo… tierno. Acarició su mano, devolviendo aquel gesto que ella había hecho.

Le extrañó la forma en que le observó de reojo, notando el punto al que dirigía su mirada. El cuello. Rió suavemente, llevando sus labios hacia el cuello de ella para darle un beso, una caricia efímera con sus labios y luego una pequeña lamida -¿Qué pasa? ¿Te arrepientes de haberme probado? Me pregunto si será por haberme lastimado o porque ahora quieres más…- Subió hasta su lóbulo, tomándolo entre sus labios y tiró suavemente de él. Cerró los ojos y recorrió con la punta de nariz el camino de vuelta a su cuello. Olía bien.

La pelirroja giró y ella se levantó un poco para facilitárselo, quedando ahora de frente. Se quedó mirándola a los ojos fijamente, sonriendo. Cerró los ojos cuando la otra se movió, acercándose a su cuello para lamer la herida así como la sangre que brotaba de la misma. No tenía ni idea de cuanta sangre había perdido, hasta ese momento lo razonó. No se sentía mal aunque si estaba bastante agotada. Se recostó, apoyando su cuerpo sobre el de Baxter, pasando las piernas por sus costados. Ella seguía bastante caliente, su cuerpo, no había recuperado una temperatura normal sin embargo la pelirroja seguía con una temperatura menor a la normal.

Besó su mentón, sus labios y luego fue a su cuello. Le dio un par de mordidas, separándose después de asegurarse que sus dientes hubieran dejado una pequeña marca sobre la piel ajena -No… no juego con todas las personas… solo con las que me gustan- Susurró, sonriendo.

La tomó de los hombros y le empujó con fuerza, obligándola a recostarse y ladeó la cabeza -¿Acaso tienes celos linda? Si es así… puedo ser tuya mientras no me aburras- Sus manos acariciaron sus hombros y después descendieron, delineando su cuerpo con la punta de sus dedos. Tenía un cuerpo joven, muy atractivo, pero Alessa estaba segura de que había vivido bastante tiempo. Se movió un poco y se sentó sobre el vientre de la pelirroja, mirando su cuerpo con lujuria -Me gustas bastante… aunque también siento celos por ti… eres y serás hermosa siempre…- Se inclinó hacia ella y beso sus labios, tirando de su labio inferior mientras acariciaba sus mejillas y su cabello, jugando con éste entre sus dedos.

-Dime… ¿debería irme? ¿No duermes sola o sí?- Miró de reojo hacia la otra cama mientras hablaba. Se apegó a ella y cerró los ojos, ocultando el rostro entre su hombro y cuello, besando esa zona suavemente -Puedo quedarme si tu quieres, me gusta disfrutar de la velada entera…- Lamió su piel, subiendo hasta su oído y luego regresó de la misma forma hacia el cuello -Eres mía ahora… mi capricho... mientras me entretengas, no te faltará nada…- Susurró contra su piel, moviendo su diestra en busca de la mano ajena, tomándola con suavidad.


avatar
Alessa Scarlet
Academia Leboeuf
Academia Leboeuf

Femenino

Mensajes : 154
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 16/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El que busca, encuentra [Priv. Alessa Scarlet]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.